domingo, 9 de julio de 2017

Del libro "No está la Tierra para hacer sonetos"




















CON RELATIVO ÉXITO

He vivido el amor en carne propia
y el desamor de idéntica manera,
también la guerra en su lustrosa inopia,
la paz, incluso, en su infeliz carrera.

Sufrido la riqueza, siempre ajena,
y la pobreza que mi angustia copia,
cual cruda realidad que me condena
a vivir desterrado en casa propia.

Yo todo lo he vivido, y no exagero
cuando afirmo con voz desmesurada
varias cosas que tantos no han logrado:

A los dioses servir de mensajero
en tierras que me vieron de pasada
para ser portavoz de lo ignorado.

No hay comentarios.: