miércoles, 21 de febrero de 2018

Del libro "Trampantojos y otros versos"


















AÑO NUEVO, VIDA NUEVA

¡No señores! Nada nuevo bajo el sol:
El mismo tiempo como espejo ustorio
o una vana cualidad de la materia
asociada con el hondo espacio,
para comodidad de los que habitan
este bello suburbio universal.

Tampoco nueva vida.
Es la misma de siempre, sometida
a los vaivenes de la incomprensión
y a las zarpas de la muerte,
reina indiscutible de todos los finales.

Habrá miseria mientras haya humanos
en busca de placeres engañosos,
como tantas otras cosas cotidianas
que azotan rudas apacibles sueños,
esos sí, realidades innegables
en el contexto de las ilusiones.

¿Año nuevo, vida nueva?
Producen risa tales pensamientos
en el cerebro de los afiebrados,
contra el llanto de los convencidos.

Sólo el mismo espanto con distinta capa,
cuadriculado por las convenciones
de los que gozan observando astros
en una eternidad que nunca es cierta,
salvo en cerebros ya recalentados.

Sin embargo, hay que seguir luchando
con lanza en ristre y corazón blindado
contra el oscuro socavón del odio,
donde habitan unos seres rencorosos,
vengativos, frustrados e iracundos,
ignorantes de ternuras y de amores.

lunes, 12 de febrero de 2018

Del libro "Las islas del pescador"
















ESPEJISMO

Miro a través de la ventana
y veo el mar,
sus tibias playas y serenas olas.
Hacia lo alto, el sol radiante
rompiendo blancas y pequeñas nubes
bajo el amplio firmamento sosegado.
El aire es puro y el ambiente cálido.

Sólo un espejismo…

Bullicio apenas tengo frente a mí,
basura y hollín por todas partes
protegidos por unos pocos árboles,
que asfixiados y raquíticos,
reclaman mudos su porción de oxígeno,
igual que todo lo que vive aquí:
desidia, ignorancia y corruptela
ganándole el combate a la cultura.

En tanto, tú y yo
vivimos de esperanzas y recuerdos,
como niños embrujados
que salen a explorar el mundo,
sin rumbo fijo y sin saber de amor.

lunes, 5 de febrero de 2018

Del libro "Trampantojos y otros versos"


















AMPULOSIDAD Y CONCRECIÓN

Hay quienes hablan, largo y ampulosamente,
mientras tejen sus ideas vaporosas.
Hay quienes lo hacen, concreta y firmemente,
porque sus ideas son claras y precisas.

Los primeros, son simples diletantes
que no dejan una huella en sus acciones,
menos en palabras, intención o pensamiento.
Los segundos, montañas donde chocan
las grandes olas, cambiantes y viajeras.

Oscuridad en unos y claridad en otros
para este bronco poeta sin renombre,
navegante de unos mares encendidos
sin frescas islas ni seguros puertos
donde narrar su peregrina historia.

sábado, 3 de febrero de 2018

QUÉMAME LOS OJOS - VERANO BRISAS - A CAPELA



















QUÉMAME LOS OJOS
Nelson Navarro

Deja que tus ojos me vuelvan a mirar,
Deja que tus labios me vuelvan a besar,
Deja que tus besos ahuyenten las tristezas
Que noche tras noche me hacen llorar.

Deja que la luz retorne a mi alma
Para que lo triste se marche de mí,
Déjame sentirme dormido en tus brazos
Para que mi ser se llene de ti.

Deja que mis sueños se aferren a tu pecho
Para que te cuenten cuán grande es mi dolor,
Déjame estrujarte con este loco amor
Que me tiene al borde de la desolación.

Deja que mis manos no sientan el frío,
El frío terrible de la soledad,
Quémame los ojos si es preciso vida,
Pero nunca digas que no volverás.

Deja que mis sueños se aferren a tu pecho
Para que te cuenten cuán grande es mi dolor,
Déjame estrujarte con este loco amor
Que me tiene al borde de la desolación.

De que mis manos no sientan el frío,
El frío terrible de la soledad,
Quémame los ojos si es preciso vida,
Pero nunca digas que no volverás.

jueves, 1 de febrero de 2018

BUSCO TU RECUERDO - VERANO BRISAS - A CAPELA


















BUSCO TU RECUERDO
Letra: José Barros

Busco tu recuerdo dentro de mi pecho,
de nuestro pasado que fue de alegría,
pero, sólo llegan a mi pensamiento
grandes amarguras para el alma mía.

Sé que tú no has de volver,
ni yo lo pretendo.
Soy culpable de tu ausencia, cariñito mío,
pero, si supieras lo que estoy sufriendo,
nuevamente regresaras porque tengo frío.
Tengo mucho frío en el alma
sin el calor de tus besos.
Tengo mucho frío en el alma
sin el calor de tus besos.

Nadie como tú para quererme tanto,
por eso me ven llorando mi pena
porque en las tinieblas de mi cruel quebranto
sin tu amor mi vida sería una condena.

Sé que tú no has de volver
ni yo lo pretendo.
Soy culpable de tu ausencia, cariñito mío,
Pero, si supieras lo que estoy sufriendo,
nuevamente regresaras porque tengo frío.
sin el calor de tus besos.
Tengo mucho frío en el alma
sin el calor de tus besos.

martes, 30 de enero de 2018

NIEBLA DEL RIACHUELO - VERANO BRISAS - A CAPELA

















Niebla del Riachuelo

Música: Juan Carlos Cobián. Letra: Enrique Cadícamo.

Turbio fondeadero donde van a recalar,
barcos que en el muelle para siempre han de quedar...
Sombras que se alargan en la noche del dolor,
náufragos del mundo que han perdido el corazón...
Puentes y cordajes donde el viento viene a aullar,
barcos carboneros que jamás han de zarpar...
Torvo cementerio de las naves que al morir
sueñan, sin embargo, que hacia el mar han de partir...

¡Niebla del Riachuelo!...
Amarrado al recuerdo
yo sigo esperando...
¡Niebla del Riachuelo!...
De ese amor, para siempre,
me vas alejando...
Nunca más volvió,
nunca más la vi,
nunca más su voz nombró mi nombre junto a mí...
esa misma voz que dijo: "¡Adiós!".

Sueña, marinero, con tu viejo bergantín,
bebe tus nostalgias en el sordo cafetín...
Llueve sobre el puerto, mientras tanto mi canción;
llueve lentamente sobre tu desolación...
Anclas que ya nunca, nunca más han de levar,
bordas de lanchones sin amarras que soltar...
Triste caravana sin destino ni ilusión,
como un barco preso en la "botella del figón"...

MAÑANA ZARPA UN BARCO - VERANO BRISAS - A CAPELA
















Mañana Zarpa un Barco

Música: Lucio Demare. Letra: Homero Manzi.

Riberas que no cambian tocamos al anclar;
cien puertos nos regalan la música del mar.
Muchachas de ojos tristes nos vienen a esperar
y el gusto de las copas parece siempre igual;
tan sólo aquí en tu puerto se alegra el corazón,
riachuelo donde sangra la voz del bandoneón.
Bailemos hasta el eco del último compás;
mañana zarpa un barco, tal vez no vuelva más...

¡Qué bien se baila sobre tierra firme!
Mañana al alba tendremos que zarpar;
la noche es larga, no quiero que estés triste;
muchacha, vamos; no sé por qué llorás...
Diré tu nombre cuando me encuentre lejos,
tendré un recuerdo para contarle al mar;
la noche es larga, no quiero que estés triste;
muchacha, vamos; no sé por qué llorás...

Dos meses en un barco viajó mi corazón,
dos meses añorando la voz del bandoneón.
El tango es puerto amigo donde ancla la ilusión,
al ritmo de su danza se hamaca la emoción.
De noche, con la luna soñando sobre el mar,
el ritmo de las olas me miente su compás.
Bailemos este tango, no quiero recordar;
mañana zarpa un barco, tal vez no vuelva más...

lunes, 22 de enero de 2018

Del libro "Trampantojos y otros versos"
















MÁS ALLÁ

Más allá de esta jungla de cemento,
saturada de smog y de violencia,
se observan los cambiantes arreboles
brillando encima de las cordilleras
como bálsamos que sanan ipso facto
las antiguas heridas del espíritu,
náufrago esperanzado y resistente
sobre un tronco flotante y salvador,
batiendo el mar y sus agrestes olas.

Mas allá de esta jungla que nos niega
los placeres más sencillos y baratos,
propios del amor, cuando es sincero,
se desplazan los colores que convidan
a vivir con los ojos siempre abiertos.

Más allá de esta jungla bulliciosa
están las ilusiones y proyectos,
igual que los recuerdos y el olvido,
teñidos todos de belleza y canto.

Más allá se divisan las estrellas
que titilan con sus rayos sempiternos
para muchos corazones concentrados
en oscuras rebatiñas cotidianas.

Sólo el poeta ve cómo se agitan
esos mundos del múltiple universo,
errantes siempre por el ancho espacio
como seres de trémulos suspiros,
en el tope de un todo indescifrable,
al volver su mirada al firmamento.

sábado, 6 de enero de 2018

Del libro "Voces de mar y tierra"

















80 AÑOS

Desde niño tuve un sueño:
vivir hasta el 2018.
80 años es una edad espléndida
llena de rumbos y connotaciones.

Ahora, tengo otro sueño:
vivir hasta el 2040.
Para lograrlo,
inicié conversaciones con la muerte
y hemos firmado un tratado de paz.
Ella, pertenece al establecimiento.
Yo, pertenezco a la guerrillerada.
Ya ustedes saben quién faltonea a quién.

viernes, 29 de diciembre de 2017

Del libro "Por si las moscas"

















INQUIETUD

Si este planeta,
el Sistema Solar,
la Vía Láctea
y el grupo local de galaxias
son nada en la vastedad del cosmos,
¿qué somos nosotros,
simples habitantes
de este grano de polvo infinitesimal?

domingo, 26 de noviembre de 2017

Del libro "Por si las moscas"


















EL ÚLTIMO TALLER

Es el suspiro del año que agoniza
y la ola después de la tormenta,
el último barco en alta mar,
el recuerdo y apoyo que nos brinda
un maestro permanente y solidario.

Es también la esperanza
de un futuro luminoso y amplio,
la decisión de continuar la gesta,
las ansiedades poéticas y el arte
en un mundo de seres incansables.

Es el viaje de la sensibilidad
hacia puertos remotos o perdidos,
el velero que inicia su carena
con el fin de renovarse y navegar
sobre aguas trasparentes y tranquilas.

Es el comienzo de una corta noche
donde el alba ya pinta en el ocaso
derrotando las sombras invasoras.
Es también el firmamento prometido
que cubre con su manto iridiscente
el océano sin costas de la poesía.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Del libro "Por si las moscas"


















¿EN DÓNDE ESTOY?

Tal vez en plena selva,
evitando panteras y serpientes,
en un rascacielos de New York
o en la torre más bella de Dubai.
De pronto, en un socavón
picando tierra y reventando roca
para extraer diamantes,
platino y oro, esmeraldas o carbón.

Qué bueno fuera en la mitad del mar
sobre un barco velero bien dotado,
contemplando ballenas y delfines
como en un calidoscopio imaginario
de grandes visos fantásticos y eternos.

Sin embargo, no estoy allí ni estoy allá
porque somos así los extraviados:
perdidos en la vida y en la muerte,
sin rumbo fijo y sin puerto a donde ir.

Dímelo tú que tienes claridad
sobre esos casos extraños y febriles.
Involucra el sol, la luna y las estrellas,
el amor, la soledad y el desenfreno,
la dicha, la tristeza y el olvido.

¿En dónde estoy?
Quizás en todas partes, o en ninguna.
Qué bueno fuera en la mitad del mar…

viernes, 10 de noviembre de 2017

Del libro "Por si las moscas"


















TOMADURA DE PELO

Escribo este soneto en verso suelto,
libre o blanco, como bien lo afirman
los que saben preceptiva literaria;
también cojo y quizás un poco manco.

Lo hago así, mas no por irrespeto
con los grandes maestros de la rima,
sino porque quiero incursionar
en algo que tal vez no guste tanto.

Espero que comprendan la inquietud
que me asalta en momento tan riesgoso,
pues no quiero morir bajo las balas
que vuelan como pájaros hambrientos
sobre esta tierra desgraciada y fértil,
que no tiene la culpa del desmadre
fomentado por ladrones y asesinos.

Como ven, no escribí ningún soneto,
según dije al principio del poema.
Para colmo, le añado un estrambote
que me rima perfecto con azote.

Del libro "Por si las moscas"


















ALGO PERSONAL

Quiero decir lo que me ocurre y siento
frente a una amiga generosa y bella,
de amplia sonrisa y resplandor ardiente
como sol de verano al mediodía
cuando se posa en la llanura verde.

Profunda y desdeñosa al mismo tiempo,
como es común al femenino encanto,
mientras bulle en tristezas y alegrías
su noble corazón despedazado.

Paradojal en quehaceres cotidianos
(así la miro en su cambiante esfera),
su piel dorada como miel de agosto
es la imagen final que me enajena.

¿Lo sabe o no la sabe? Yo lo ignoro.
Quizás lo intuya en su interior sellado
por mi verso enloquecido y puro.

Este amor, tormentoso y desolado,
pierde la calma que la vida ofrece,
cuando lejos de ilusiones y utopías
se hace visible, se cultiva y crece.

Es un caso fatal y sin remedio,
porque ella, más lejana cada día,
lo torna inaccesible en lo terreno,
como prueba de castigo inmerecido,
propiciado por un destino incierto,
en mi viaje inexorable hacia el olvido.